Ruta 1: El río Palancia entre Teresa y Viver

La ruta discurre entre las poblaciones de Viver y de Teresa, siguiendo en gran parte del trazado el curso del río. A través de sendas y pistas andaremos el antiguo camino de caballerías que unía las poblaciones y que fue muy utilizado hasta después de la guerra civil. Aunque deteriorado en algunos tramos, nos permitirá disfrutar de parajes bellos y tranquilos, al tiempo que rememoramos el esfuerzo que tantas veces hicieron nuestros antepasados.

Ficha técnica:

Longitud: 7 Km.
Horario aproximado: 2:15 h. netas de andar.
Consideraciones de la ruta: Hay que pensar como volver a Viver, siendo lo más fácil dejar previamente un coche en Teresa. Algunos tramos de senda de la ruta están bastante deteriorados, aspecto a tener en cuenta para quienes no están acostumbrados a andar por montaña. Por otro lado hay que considerar que tras épocas de lluvias algunos tramos del río pueden llevar bastante caudal, que aparte de hacerlo más atractivo, puede dificultar algunos pasos.

Descripción básica de la ruta:

El camino recorre uno de los antiguos caminos que se utilizaba para ir de Viver a Teresa (y viceversa) andando. Era el camino más corto, y aprovechaba la línea del río Palancia en gran parte, si bien solo era apto para ir a pie o con caballerías. Hoy nadie lo utiliza con tal fin, salvo los excursionistas, y lo que queda se ha mantenido gracias al paso del ganado o de los cazadores. Aún así está bastante deteriorado, bien por desmoronamiento, bien por superposición de pistas o de las obras del canal de agua.

A pesar de su deterioro su recorrido nos permite disfrutar de bellos lugares y del sosiego del discurrir del río por los parajes ya abandonados. El trayecto coincide con la senda señalizada PRV63.2, estando las señales (trazas blancas y amarillas) en general en buen estado en todo el recorrido, lo que nos evitará confusiones en los lugares más conflictivos.

Salimos de Viver desde el parque del Chorrillo, bajando por el camino del Oliveral (pista asfaltada), que seguiremos hasta subir la Rocha de la Torre, desde donde se ve la peculiar Torre de la cual se desconoce su uso. Tras pasar el pequeño alto tomar la pista de tierra que sale a la derecha, y al poco cruzaremos la carretera que baja al río. Seguir de frente hasta llegar a una gravera (atentos a las colmenas). Rodeamos la gravera (seguir las señales) y bajamos por la senda hasta el Barranco de los Vallejos.

Caminaremos por sendas acercándonos poco a poco al cauce del río (con algún tramo de pista), hasta que lleguemos a Peñas Rubias, paraje de gran belleza, donde todavía se pueden encontrar restos del hasta no hace mucho principal uso de este paraje: "vertedero de basuras".

En época de lluvias abundantes o fuertes tormentas es impresionante observar la cascada, que con más de 30 metros vierte sus aguas sobre el río Palancia. Para cruzar el barranco no hay camino, pero se siguen bien las señales.

Tomamos la senda al otro lado del barranco de Peñas Rubias, y la seguimos junto al río. Más adelante nos elevamos un poco, pasando entre campos y junto a un corral derruido. Al otro lado del cauce se observa la Cueva Negra. Seguimos entre abundantes aliagas y pinos.

El camino (o la traza abierta) se eleva a unos bancales, pues la antigua senda ya no existe al derrumbarse debido a unos abrigos cavados en la guerra civil. Al llegar cerca de unos roquedos la senda baja en mal estado al río. Nos acercamos a los sifones del canal bien por el cauce, o si hay agua siguiendo las señales de la senda. Debemos subir el pequeño collado que supera el túnel del canal, para lo cual buscamos las señales que suben por una empinada senda. Desde el collado observamos el tortuoso meandro que hace el río conocido como "La Revuelta de la Sartén".

Bajamos por la erosionada senda al canal. La antigua senda ya no existe, desapareció con la construcción del canal. Ahora tenemos dos opciones: ir si queremos y podemos por el cauce del río, o ir por el borde del canal. Al rato dejamos a la derecha el barranco del Regajo, y poco más adelante debemos pasar el canal por un puentecito (atentos si estamos caminando por el cauce del río), a partir del cual la senda va ganando altura y se aleja del río. Pasamos bajo la Peña de los Pajaritos y una cascada de aguas sobrantes de una acequia. Y poco antes de llegar a un collado la senda desaparece bajo las basuras de un vertedero incontrolado. Subir por donde indican las marcas, que aunque es bastante empinado, evita el desagradable vertedero, hasta llegar al collado, desde donde se ve ya Teresa, y al Este otro gran meandro del río y los escarpados Cinglos de Benabal. A Teresa llegaremos por un camino asfaltado, conocido como el camino de la Badina.



Más imágenes de la ruta:

Síguenos en:

   

Contacta

  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  964 141 006
  964 141 953
  Pza. Mayor del Palancia, 1
12460 Viver (Castellón / Castelló)